Aparcar incorrectamente en Colombia

TravesiaLatam: aparcar incorrectamente en colombia

Esta infracción es perseguida con rigor para evitar accidentes y obstrucción visual en las calles de Medellín

 

Los ciudadanos de Medellín corren asustados como niños cada vez que ven acercarse una caravana de agentes de tráfico; ¿el motivo? tener mal aparcado el vehículo e intentar evitar la recepción de una orden de comparecencia.

 

Esta situación se repite en cada uno de los recorridos que llevan a cabo los agentes de tráfico, constituidos por grupos de ocho personas, y que han llevado a cabo 47.670 comparendo en lo que llevamos de 2017, que supone 13.600 más que el año anterior.

 

                                                        

 

Durante aproximadamente una hora, los agentes realizan “barridos” (término utilizado para designar la vigilancia de las calles) en zonas críticas concretas en las que se estaciona en la vía, según un estudio realizado por la Universidad Nacional y acordado por la Secretaría de Movilidad. El resultado de estas acciones son coches inmovilizados en grúa, entrega de órdenes de comparecencia y multas por algún tipo de infracción.

 

La falta de cultura vial entre los ciudadanos, que deberían dar un buen uso a las vías y a los espacios públicos, perjudica a la ciudad y a aquellos que trabajan para favorecerla y mejorarla.

 

De esta manera, los guardas y los conductores de grúa, por ejemplo, se enfrentan diariamente a los insultos y las malas formas de aquellos que rechazan haber cometido una infracción. Un ejemplo de ello es el testimonio de un conductor de grúa que recibió una patada cuando se disponía a organizar los ganchos de la grúa.

 

Ante una situación conflictiva, los guardas de tráfico deben escuchar al ciudadano antes de comunicar una sanción y después deben decidir qué hacer.

 

El subsecretario de Seguridad Vial y Control de Medellín, Mario Andrés Ramírez, explica que desde su despacho tienen fundamentalmente dos compromisos con la ciudad: la recuperación de la red vial y el espacio público, aspectos que se trabajan a través de sensibilizaciones pedagógicas, controles en vías públicas y el uso de vehículos de fotodetección, gracias al cual se han podido detectar 19.130 infracciones.

 

Las frases que escuchan los guardias de los ciudadanos a modo de excusa para evitar el pago de multas considerables son: “no me demoraba”, “hace cinco minutos me bajé”, “no sabía que tenía un papelito en la placa”, “eso fue culpa de mi hijo”, “no sabía que no se podía estacionar aquí”

 

Los accidentes y la obstrucción visual son las razones por las cuales el mal estacionamiento se encuentra tan perseguido en la ciudad de Medellín.

 

Fuente: eltiempo.com