Chile incorpora autobuses eléctricos al sistema público de transporte

TraveLatam-chile incorpora autobuses electricos al sistema publico de transporte

Estos vehículos disponen de una autonomía suficiente para realizar varios recorridos diarios y únicamente necesitan 2 o 3 horas para cargarse

 

La ministra chilena de Transportes, Paola Tapia, presentó el pasado 14 de noviembre los primeros autobuses eléctricos que cuentan con tecnología china, siendo éste el principio de plan para sustituir los autobuses del sistema de transporte de Santiago.

 

Según la ministra, “hoy estamos dando un paso no hacia el futuro, sino al presente, porque estamos avanzando en calidad para los usuarios incorporando desde ahora los buses eléctricos, cumpliendo el compromiso de más comodidad, mayor eficiencia de servicio y cuidado con el medio ambiente”.

 

Estos vehículos que circularán por la capital tienen una capacidad de 81 pasajeros, disponen de asientos acolchados, aire acondicionado, wifi, cargador de móvil USB y una cabina de seguridad separada para los conductores.

 

Los costes de este autobús se reducen un 70% en relación a los convencionales, con un valor de 70 pesos por kilómetro en comparación a los 300 pesos de los que utilizan diésel. 

 

La ministra de Transportes también añadió que “en 2018 tendremos 90 de estos buses circulando y seremos pioneros en Latinoamérica en materia de electromovilidad en el transporte público. Nos jugamos por esta tecnología pensando en las personas y eso se refleja en las bases de licitación”.

 

Estos autobuses, según explican desde la Secretaría de Transportes, disponen de una autonomía suficiente para la realización de varios recorridos diarios y que para la carga únicamente se necesitan entre dos o tres horas.

 

Paola Tapia también ha declarado que “estos autobuses tienen un sistema de carga que permiten en dos a tres horas tener una capacidad y una autonomía para circular 250 kilómetros, los que sin duda facilita y permite realizar el recorrido que está presupuestado por ocho comunas con total tranquilidad para los usuarios ya que cuentan con la autonomía necesaria”.

 

Para Andrés Rebolledo, ministro de Energía, “la entrada de estos primeros dos buses eléctricos son una gran noticia para un país como Chile, ya que en el sector transporte representa un tercio del consumo de energía, y que importa prácticamente todo el combustible destinado al transporte”.

 

Según ONU Medio Ambiente (Organización de las Naciones Unidas), Latinoamérica evitaría el fallecimiento de decenas de miles de personas y además ahorraría más de 60.000 millones de dólares si su actual flota de autobuses urbanos y taxis se cambiara por vehículos eléctricos.

 

En un comunicado afirma que “si la totalidad de la flotilla actual de buses y taxis de 22 ciudades en 12 países de América Latina fuera reemplazada por vehículos eléctricos a partir de este año, se ahorrarían para 2030 casi 64.000 millones de dólares en combustibles”.

 

Asimismo, “se reducirán 300 millones de toneladas equivalentes de dióxido de carbono” y podría evitarse “la muerte prematura de más de 36.500 personas debido a enfermedades respiratorias asociadas a la calidad del aire”.

 

Estas declaraciones se han realizado tras la evaluación que ha realizado ONU Medio Ambiente sobre los potenciales beneficiosos de un sistema de transporte público que fuera 100% eléctrico para 2030.

 

Según sus cálculos, el parque de vehículos actual en América Latina continúa su crecimiento de forma apresurada y se estima que éste podría verse triplicado en los próximos 25 años, estableciéndose como la tasa de crecimiento más alta a nivel global.

 

También advierte que este incremento, que se basa en vehículos de combustión interna, representaría un aumento proporcional en emisiones de gases de efecto invernadero, contaminación local, además del colapso de la infraestructura vial en las ciudades.

 

Tal como indicó el coordinador regional de cambio climático de ONU Ambiente, Gustavo Máñez, “los vehículos eléctricos son el medio de transporte más eficiente que existe en la actualidad, pues se alimentan de electricidad en vez de combustibles fósiles”. Añadió también que “transformar el sector transporte hacia la modalidad eléctrica es crucial para cumplir con los compromisos del Acuerdo de París”.

 

El Acuerdo de París relativo al cambio climático instaura el objetivo de mantener el calentamiento global por debajo de los 2 grados Celsius en comparación con los niveles preindustriales.

 

Según la ONU, diversas capitales de la región están haciendo gestiones para apresurar esta transición, entre estas ciudades se encuentra Santiago de Chile, donde se licitaron 90 autobuses eléctricos.

Otros países del cono sur y México también han notificado que iniciarán la fabricación o articulación de vehículos eléctricos de baterías, mientras que Ciudad de Panamá lleva a cabo un análisis comparativo entre autobuses de gas natural y autobuses eléctricos.

 

Fuente: ecodiario.eleconomista.es y spanish.xinhuanet.com