¿Debería cambiar la Ley de financiación del transporte público?

Etrasa-FTP: Deberia cambiar la ley de financiacion del transporte publico

Según Atuc, el sistema actual para repartir las subvenciones es arbitrario y obsoleto

 

El presidente de la Asociación de empresas gestoras de los transportes urbanos colectivos (Atuc), Miguel Ruiz, ha subrayado que “es necesaria una Ley de financiación del transporte público realista” frente al sistema del que disponemos ahora cuyo reparto de las subvenciones es “arbitrario y obsoleto”.

Estas declaraciones se realizaron durante la jornada relativa a la financiación del transporte público urbano colectivo en España que se celebró en Alicante el pasado 3 de febrero.

 

Como desenlace, el presidente explicó la necesidad urgente de un nuevo modelo de financiación para los transportes urbanos españoles;  este tendría que ser claro, debería entenderse con precisión y también debería estar unificado, pero sobre todo, ser sostenible y previsible, porque así permitiría conocer las aportaciones a medio y a largo plazo.

 

Miguel Ruiz expuso la propuesta de la patronal para la creación de una legislación que se base en “el establecimiento de un marco normativo a largo plazo, a ocho años”. De la misma manera, desde Atuc se pide la revisión cuatrienal de las aportaciones, extender el sistema actual de contratos programa (aplicado únicamente a Madrid, Barcelona y Canarias) a grandes ciudades de 350.000 habitantes y comprobar el sistema de reparto de las aportaciones públicas a otras ciudades, “porque es arcaico”, en palabras del presidente. El listado de demandas finaliza con la estabilidad tarifaria y el incremento de las políticas impositivas que buscar captar fondos.

 

En su exposición, el representante de la patronal señaló la importancia que tiene el transporte público para la economía y la sociedad española. Este servicio es utilizado anualmente por aproximadamente 3.000 millones de personas en España, 1.838 millones optan por el autobús para sus desplazamientos urbanos. Asimismo, el 85% del PIB se origina en zonas urbanas, donde el transporte urbano es cuatro veces más económico que el automóvil privado.

 

Una repercusión que ha ido incrementándose en los últimos 30 años en las siete grandes ciudades españolas, donde se ha visto que la población de las áreas metropolitanas iba aumentando en un 43%. Este estallido demográfico ha sido solucionado básicamente con la utilización de vehículos privados, “pero lo que no se ha resuelto todavía es la financiación del transporte público”, según el presidente de Atuc, añadiendo que “las reglas del juego han quedado obsoletas”.

 

Con posterioridad se encargó de explicar la “ecuación de equilibrio”, definida como gastos de explotación más inversiones igual a tarifas más aportaciones públicas. En relación a esto, el presidente quiso esclarecer que el destino de estas aportaciones públicas al transporte está en las políticas sociales y en las líneas deficitarias y otros aspectos como las iniciativas medioambientales.

 

Insistió en la necesidad de contar con una Ley de Financiación que ayude en la planificación de los servicios de transporte a largo plazo, además añadió que “hemos olvidado diseñar las reglas que permiten financiar la explotación de todo este sistema”.

 

Desde la EMT de Málaga se hizo hincapié en el hecho que España es el único país de nuestro entorno que no cuenta con una ley estatal de financiación del transporte urbano. Miguel Ruiz también subrayó que en los países de Europa lo remediaron hace tiempo con leyes como los contratos programa establecidos en Alemania con los diversos estados federados o el “impuesto del transporte” abonado por las grandes empresas en Francia para costear el impacto de sus actividades en la movilidad.

 

Atuc ha encargado la realización de un borrador de la Ley de Financiación con la finalidad de ganar tiempo viendo la lentitud mostrada por la Administración para encargarse de esta reivindicación que se empieza a considerarse como “histórica”. El representante de la patronal se mostró optimista, a pesar de las dificultades que puedan surgir por el camino, porque “creemos que va a salir adelante”.

 

Fuente: autobusesyautocares.com