El uso de la bicicleta desciende en Ecuador

TraveLatam-uso bicicleta desciende ecuador

Ocupa el penúltimo puesto (1,42%) en el ranking de medios de transporte más utilizados por los ecuatorianos para la rutina diaria

 

Un día cualquiera en el centro de Guayaquil, son las 20:00, hora de alta concentración de tráfico. Entre la concentración de vehículos y el esmog pueden divisarse unos 20 ciclistas; la mayor parte visten prendas y cascos reflectantes, sus bicis cuentan con luces que advierten de sus precian al resto de conductores.

 

Su ruta ya había sido definida con anterioridad, pero el camino cuenta con algunos percances: peatones que no respetan las señales y se cruzan, conductores de coches que pitan, a veces, incluso les insultan, y  la inseguridad.

 

Tal como explica el presidente del colectivo Ciclistas de la Calle, Jimmy Martillo, estas situaciones se dan por “la falta de cultura, piensan que los ciclistas no valemos, nos irrespetan”; este grupo convoca vía redes sociales “pedaleadas masivas” por la noche, entre semana, y por las mañanas, los domingos.

 

El presidente afirma que el uso de la bicicleta, no aporta únicamente beneficios a la salud, “nosotros no utilizamos ningún combustible. Nuestras emisiones (de CO2) son mínimas, no empleamos lubricantes que contaminan el ambiente”. Está seguro de que si la población de Guayaquil utilizara más la bicicleta como medio de transporte se ayudaría en la reducción de la contaminación a causa del esmog y del ruido.

 

Un 14,79% de la población de Ecuador, con más de 5 años de edad, utilizó la bicicleta en 2017, dato que confirma un descenso respecto al 2016 (16,42%), según el INEC (Instituto Nacional de Estadística y Censos).

 

De ese porcentaje, 5 de cada 10 la usan con una frecuencia de al menos una vez a la semana. El grupo de población entre 5 y 14 años es el que mayor uso hizo de ella (40,42%).

 

Según datos del INEC, el medio de transporte más utilizado para la rutina diaria por los ecuatorianos es el transporte público (50,68%), seguido por los recorridos a pie (25,33%) y el vehículo particular (21,68%). En el penúltimo puesto se encuentra la bicicleta, con un 1,42%, cifra que también indica la caída respecto a 2016 (1,90%).

Según datos del BID (Banco Interamericano de Desarrollo), los primeros puestos de la clasificación latinoamericana en el uso de la bicicleta son para Argentina (5,3%) y Colombia (5%).

 

Algunos de los miembros de Ciclistas de la Calle declaran que las estadísticas podrían mejorar si se crearan más vías ciclistas y se incentivara la conciencia ambiental. Según Jimmy Martillo, los ciclistas “ayudamos a no contaminar más nuestra ciudad y deben respetarnos. Los conductores de autos piensan que solo debemos estar en ciclovías, pero se equivocan”.

 

 

                                                         

 

Fuente: eluniverso.com