La manipulación del tacógrafo no es delito

etrasa-ftp: la manipulacion del tacografo no es delito

Así lo ha considerado la Audiencia de Tarragona

 

Algunos vehículos, como camiones y autocares, cuentan con un dispositivo que se encarga de controlar los períodos de descanso, la velocidad, etc. y se conoce como tacógrafo.

La manipulación de este aparato deberá ser perseguida por vía administrativa y no por vía penal, tal como se había hecho hasta ahora. Esta ha sido la resolución de la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Tarragona, al considerar este dispositivo como un documento privado y que, por esta razón, no se incluye en la tipificación de un delito de falsedad en documento mercantil. 

 

El Juzgado de lo Penal 1 de Tarragona, el 3 de septiembre de 2013, condenó a cuatro meses de prisión y a pagar una multa de 480 euros a un conductor que había circulado por la autopista AP-7; en el kilómetro 15 estuvo circulando a una velocidad no inferior a los 105 km/h, motivo por el cual fue detenido en un área de servicio. El vehículo fue trasladado a un taller y se constató la manipulación que había sufrido el tacógrafo.

 

El conductor presentó un recurso de apelación ante la Audiencia provincial de Tarragona y ésta lo absolvió al no quedar demostrado que hubiera sido el autor de la modificación del tacógrafo. La Audiencia no entró en la valoración de si era un documento público o privado, como aseguraba la defensa.

 

En estos últimos años han sido presentados escritos de acusación por la Fiscalía contra algunos conductores de camiones inculpados de manipular el aparato que se encarga de controlar la velocidad y los tiempos de conducción y descanso de los mismos, llegándose a solicitar en algunos casos penas de hasta el año y ocho meses de prisión.

 

Hace poco tiempo que la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Tarragona ha dictado resoluciones dando la razón a dos conductores de camiones a los que el juez instructor les abrió un procedimiento judicial contra ambos para que sus casos llegaran a juicio. Actualmente, la máxima instancia judicial ha sobreseído las dos causas y ha dejado abierta la puerta para ser sancionados administrativamente.

 

En un camión interceptado por los Mossos d’Esquadra durante un control dinámico encontraron a dos conductores, en la tarjeta del tacógrafo digital se reflejaba que quien conducía el vehículo en ese momento se encontraba descansando.

Para los magistrados, esta conducta es simplemente una infracción administrativa “en atención principalmente al carácter privado que esta Sección Segunda viene atribuyendo al documento que emite el tacógrafo”.

 

Para los jueces, el documento que expide el tacógrafo dispone de una serie de datos y que su simulación o alteración en su totalidad o parcialmente puede constituir una “falsedad ideológica”. Como es un documento privado, solamente se podría castigar si se realizara para perjudicar a otro. En este caso, a la falsedad del documento privado le falta tipicidad.

 

En términos parecidos ha sido pronunciado un auto por unos hechos ocurridos en 2011. La policía autonómica catalana realizó un control en la autovía A-7 y encontró un conductor que llevaba un imán emisor de impulsos adherido al tacógrafo para no dejar ninguna constancia de conducción en su disco-diagrama, “reflejando así en el tacógrafo una información distinta a la real, que estaba estacionado cuando realmente estaba circulando”. Ante el juez, el conductor declaró que había sido obligado por su empresa a colocar el mencionado imán.    

 

Fuente: diaridetarragona.com