Latinoamérica: Ciudades con el mejor y el peor transporte público

TravesiaLatam-Etrasa: latinoamerica-ciudades con el mejor y el peor transporte publico

Un estudio ha evaluado 84 grandes urbes del mundo, incluyendo únicamente a 9 de América Latina

 

El transporte público en Latinoamérica se sitúa en un punto medio si lo comparamos con ciudades del resto del mundo, pero este dato no es motivo de consuelo.

 

Índice de Movilidad Urbana realizó un estudio en el que se valoraron 84 grandes ciudades del mundo en una escala del 0 al 100, siendo la valoración de promedio 43,9 puntos.

 

La ciudad que obtuvo la máxima puntuación fue Hong Kong, con 58,2 puntos, dato que señala que existe todavía un gran margen de mejora, porque, para conseguir la máxima puntuación (100), se necesita obtener el mejor desempeño en los 19 aspectos que se han valorado.

 

En este estudio fueron incluidas 9 ciudades latinoamericanas y, a pesar de haberse realizado hace un tiempo, los datos obtenidos continúan siendo válidos para la región.

Eleonora Pazos, coordinadora de la división para América Latina de UITP (Unión Internacional de Transporte Público), una de las empresas que realizó el estudio, declara que “poquísimo ha cambiado para Latinoamérica. Los avances han sido muy pequeños en los puntos que el ranking considera. De manera general, hay ciudades que vienen mejorando, pero aún estamos muy lejos de tener lo que se necesita”. Y añade que “cuando miramos el ranking de manera general, la posición de Latinoamérica no es la más conveniente a pesar de que en la gran mayoría de las grandes ciudades en torno a la mitad de la población utiliza transporte público. Tenemos un bueno uso del transporte público, pero una mala calidad en general. Tenemos que evolucionar muchísimo todavía”.

 

Los elementos evaluados en este estudio fueron la integración entre los diferentes modos de transporte, el planeamiento de la red, el cumplimiento y la puntualidad del servicio; además de la posibilidad de que los usuarios dispongan de información sobre el sistema en términos de congestionamiento, horarios, tiempos de espera, mapas, etc.; y también la fusión en la red de servicios que ofrezcan un valor añadido como servicios que permitan la integración del sistema de transporte a la vida urbana.

 

La clasificación de las ciudades de América Latina en el mencionado estudio fue la siguiente. En relación al transporte público, Santiago de Chile obtuvo el puesto 30 con la puntuación más alta: 47,1. Siguiéndole de cerca Bogotá, puesto 32 y 46,3 puntos; y Sao Paulo, en el lugar 34 con una puntuación de 45,7.

Más adelante se sitúan las ciudades de Río de Janeiro y Curitiba, empatadas en el puesto 39 con 44 puntos, lugar que las coloca levemente por encima del promedio de las 84 ciudades evaluadas.

La clasificación del resto de ciudades quedó así: Lima (puesto 44) obtuvo una puntuación de 43,5; Buenos Aires (48) y Ciudad de México (49) con 42,4 y 42,2 puntos respectivamente; y Caracas (58) sumó 40,1 puntos. 

 

Según Eleonora Pazos, las urbes mejor situadas en la clasificación estiman una integración total del sistema de transporte, disponen de una red que comprende diferentes modos de transporte: autobús, metro, tranvía, y también medios individuales compartidos como bicicletas públicas, así como medios bajo demanda como Uber.

 

Igualmente, proponen información integrada para todo el sistema, hecho que permite realizar el viaje puerta a puerta y disponen de un sistema de pago amplio que admite el uso de tarjetas de diferentes tipos y con tarifas que permiten acceder desde un transporte más exclusivo hasta otro más masivo.

 

La coordinadora de UITP ha añadido que “si comparamos Caracas con Santiago de Chile, Santiago tiene en estos puntos una mayor inversión, integración, sistemas de información que te dan la información tanto del metro como del bus; podemos pagar con tarjetas inteligentes, podemos comprar el billete tanto en una estación de metro como de autobuses, hay servicios agregados (tiendas, servicios de alimentación). Es un servicio mejor orquestado, hay un mayor cumplimiento de horarios, el estado de conservación de la unidad, la calidad del servicio”.

 

Y continúa explicando que, durante el auge económico vivido por Latinoamérica hasta hace poco tiempo, la capacidad adquisitiva de los ciudadanos se vio aumentada, pero cayó el uso del transporte público. En ese momento “se perdió una oportunidad de hacer grandes inversiones en transporte público y de hacer políticas que no hubieran incentivado la compra de vehículos particulares”.  

 

También declara que “tenemos que hacer entender a la población que las ciudades de Latinoamérica no pueden sobrevivir a largo plazo, tanto en temas de competitividad como en temas de salud, considerando el aumento del número de vehículos. El transporte público tendrá que formar parte de la vida para sobrevivir”.

 

Parte de los impedimentos que encara América Latina están relacionados con la falta de previsión integral y a largo plazo, “en muchas áreas metropolitanas cada municipio planifica lo que quiere sin coordinación y se planifica para el próximo año y medio, no para 20 o 30 años”.

 

Pero también señala que otra dificultad se desprende de los problemas de financiación. “Aún no encontramos la ecuación correcta para hacer inversiones y no estamos innovando en la forma de financiamiento, hay muy pocas colaboraciones entre el sector público y el privado. Siempre se depende de un dinero público que sabemos que es escaso”. E indica también que “el transporte de calidad tiene un precio y tiene que ser pagado de alguna manera. En muchas ciudades se opta por hacer políticas de gratuidad y luego no hay cómo cubrir eso. Hay que diversificar la obtención de recursos, cada vez en el mundo se habla más de fondos extra tarifarios. Hay que ser creativos”.

 

Latinoamérica fue precursora en el mundo en la inserción de sistemas de autobuses de tráfico rápido, como el Transmilenio de Bogotá o el Ecovía de Monterrey, que actualmente está instaurado en 68 ciudades de la región, con un sistema extendida por aproximadamente 1.900 kilómetros de recorrido y que traslada diariamente a más de 21 millones de pasajeros, según datos del proyecto BRTData.

 

Fuente: bbc.com