Un 15% de los vehículos expuestos deberán disponer de información sobre sus emisiones de gas y su consumo de combustible

Etiqueta eficiencia energética

Los conductores argentinos podrán elegir vehículos sostenibles. A partir de este mes de junio, el 15% de los coches que se expongan en los concesionarios dispondrán de la etiqueta de eficiencia energética. Esta etiqueta es básicamente un documento de lectura rápida en relación al combustible que consume el vehículo y el dióxido de carbono que emite.

Tal como ha explicado el jefe de Seguridad Vial y Medio Ambiente para Latinoamérica de la Federación Internacional del Automóvil, Pablo Azorín, el propósito de este etiquetado es que los usuarios conozcan, evalúen y comparen las diferentes opciones de vehículos en términos de ahorro de combustible y cuidado del medioambiente con datos que sean precisos y estandarizados.

 

La OMS

Según la OMS (Organización Mundial de la Salud), el 91% de los seres humanos vive en lugares cuyo aire es de mala calidad y que anualmente mueren 7 millones de personas a causa de la contaminación del aire. Entre las víctimas, un 90% pertenece a zonas con ingresos medianos y bajos.

La estimación realizada por la Organización es que uno de los agentes responsables de este proceso es el transporte; así que el etiquetado es un paso muy significativo si se quiere ir hacia una industria automotriz que proteja el medio ambiente y también la salud de los ciudadanos.

 

Respuesta a una necesidad

Por esta razón, la decisión de utilizar las etiquetas de eficiencia energética, tomada por Sergio Bergman, secretario de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la nación, es la respuesta a una necesidad de “promover la eficiencia energética en la producción de vehículos y en el uso por parte de los particulares o los proveedores de servicios de carga o pasajeros”.

A esta decisión se le suma una nueva norma del Instituto Argentino de Normalización y Certificación (IRAM), presidida por Raúl Amil. Desde la entidad explican que los valores relativos a las emisiones de CO2 y consumo de combustible son de referencia y se obtienen en ensayos de laboratorio. Sin embargo, el consumo real tiene relación con los hábitos de conducción, el mantenimiento del vehículo y también el clima, entre otros factores diferentes.

 

  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn

 

Fuente: La Gaceta