Cuando miramos el teléfono durante 3 segundos a 40 km/h recorremos 33 metros “a ciegas”

 

Móvil al volante

Responder sinceramente a estas preguntas nos hace enfrentarnos a un problema actual y que tiene serias consecuencias: ¿Dónde dejamos el móvil mientras conducimos?, ¿Hablamos por el móvil al volante?

La empresa norteamericana Zendrive llevó a cabo un estudio en el que evaluó aproximadamente a 2 millones de conductores que recorrieron 7.000 kilómetros. El estudio tenía como finalidad la realización de informes para aseguradoras de automóviles. Dicho análisis podría resumirse en la siguiente frase: “los adictos al móvil son más peligrosos que los conductores borrachos”.

Este dato, a pesar de proceder de Norteamérica, nos sirve a todos. Según el estudio, aquellos que utilizan el móvil mientras conducen son más distraídos, más peligrosos y tienen más querencia a causar un accidente que aquellos que beben alcohol.

Y a este dato podemos sumarle un perjuicio. Según el informe, los que beben alcohol se encuentran en las calles entre las 23 y las 3 de la madrugada. Sin embargo, los que realizan una conducción atentos a su móvil lo hacen desde las 6 de la mañana hasta las 21 o 22 horas, franjas horarias en las que hay más tráfico y gente en las calles.

 

Pocas multas

Conducir y hablar a través del móvil está prohibido, pero estas situaciones se producen, aunque sean difíciles de probar. En Bariloche, por ejemplo, la primera vez que se multa a un conductor por el uso del teléfono móvil ha de pagar 4.480 pesos, la segunda vez 5.600 y la tercera 16.800 además de la retirada del permiso por un tiempo que oscila entre los 2 y los 6 meses.

A pesar de que esta situación se da de manera frecuente, la cantidad de multas no es alarmante. Y así lo confirma el director de Tránsito de la ciudad de Neuquín, Facundo Churrarín, y los inspectores de la capital de Río Negro: “Es un tipo de infracción que cuesta detectar porque mucha gente tiene los vidrios polarizados y es necesario que el inspector vea el momento en el que la persona va usando el teléfono”.

Por esta misma razón, en el municipio de Roca aseguran que en los registros “hay más accidentes producto del alcohol porque se puede determinar con mediciones que se hacen con posterioridad. El hecho que esté usando el celular es más difícil de comprobar”.

 

Peligros de usar el teléfono

De este modo, parece más un asunto de conciencia. Además, en los nuevos modelos de coches, en el que se incluye Bluetooth, parece que el conductor se distrae menos porque no tiene que sujetar el teléfono con la mano, tampoco hacer fuerza con el cuello para mantener el dispositivo en la oreja. Los estudios llevados a cabo sobre este tema afirman que la distracción se produce por la conversación telefónica y no es el aparato en sí mismo el que representa el peligro.

Según Seguridad Vial de Argentina, una llamada telefónica que dura un minuto y se realiza mientras se conduce por una autopista a 130 km/h, significa que el conductor recorre más de 2,16 kilómetros sin prestar atención a la conducción. Cuando el conductor mira su móvil durante 3 segundos a 40 km/h, recorre 33 metros “a ciegas”, como si llevara una venda en los ojos.

 

¿Los peatones están atentos?

Cesvi Argentina, centro de experimentación que se dedica a la investigación de la seguridad vial y automotriz, alarmado por el incremento del uso del móvil ha realizado un análisis de la conducta de los peatones.

Estas son las conclusiones: el 50% de los peatones muestra algún tipo de distracción cuando circula por la vía pública. De este total, el 40% se encuentra haciendo uso del móvil cuando cruza la calle. Según los estudios, mirar el teléfono durante 10 segundos equivale a caminar 14 metros sin mirar el entorno.

 

Fuente: Río Negro