La salida de la vía o la caída son los accidentes más habituales con un 38% de los siniestros

 

Accidentalidad motos

Las últimas cifras de accidentalidad en las carreteras españolas relativas a motocicletas y ciclomotores nos indican que en un 32,75% de los accidentes de tráfico se encuentra implicado un motorista, dato que indica que se producen más de 33.500 accidentes en nuestras carreteras.

Para Formaster (Asociación Profesional de Empresas Formadoras en Seguridad Vial) uno de los datos más alarmantes es el alto índice de accidentes que sufren los motoristas. Según esta asociación, una de las causas de este alto índice radica en la falta de formación específica de estos conductores ya que conducen las motos con el permiso B; estos vehículos los pueden conducir personas cuya antigüedad del carné de turismo sea de 3 años.

En España, el 29% de los motoristas que están relacionados con un accidente con víctimas conducía una motocicleta de hasta 125 cc con el permiso de turismo. Este porcentaje asciende hasta el 40% en conductores cuya franja de edad está entre los 25 y 34 años.

Si contrastamos la siniestralidad de los motoristas que cuentan con una licencia de moto, y esto implica disponer de una formación específica y especializada relativa a vehículos de dos ruedas, la accidentalidad disminuye considerablemente, llegando únicamente al 9% en general, y en la franja de edad de 25 a 34 años disminuye hasta el 6%.

 

Formación específica

Para Formaster estos datos son muy esclarecedores e indican la necesidad de recibir una formación obligatoria y también específica para la conducción de vehículos de dos ruedas, independientemente de su cilindrada. La cifra de accidentes en los que está implicada una motocicleta y el perfil de sus conductores evidencian que los usuarios necesitan un permiso de circulación de motos, además de recibir una formación específica; el permiso B no brinda el conocimiento práctico de la forma en que hay que conducir un vehículo de dos ruedas.

Con un aprendizaje, que debería ser preeminentemente práctico, los motoristas tendrían más seguridad en sus desplazamientos, tendrían conocimiento de los riesgos que suponen la conducción de una motocicleta y aceptarían mejor las consecuencias de la velocidad y de un accidente en el que la única carrocería que existe es el propio conductor.

Asimismo, la Asociación está preocupada por los datos, que indican un incremento de la siniestralidad de las motocicletas en España en los últimos 3 años. Aumentan los accidentes con víctimas en nuestras carreteras un 15% y el incremento en los accidentes de motocicletas con víctimas ha alcanzado el 57%.

 

Motoristas heridos y fallecidos

El porcentaje de víctimas mortales en las carreteras ha aumentado un 8%, pero la de motoristas sube más de cuatro puntos y llega al 12%. Según datos recogidos por la DGT (Dirección General de Tráfico), los últimos son de 2016, el número de motoristas fallecidos en accidente de tráfico fue de 397, el 22% de la totalidad de las víctimas mortales de nuestras carreteras.

En relación a los heridos graves con hospitalización, un 34% (más de 3.300 personas) fueron motoristas. De cada 100 accidentes en los que están implicados motoristas, 11 resultaron heridos de gravedad con necesidad de hospitalización o fallecieron. Este es un dato muy preocupante que, según la Asociación, vislumbra la necesidad de mejora en la convivencia de Motoristas y Coche en las carreteras de España.

La salida de la vía o la caída es el accidente más común en el que se involucra un motorista en las carreteras españolas, un 38% de los accidentes; le sigue la colisión frontolateral, un 29%; y el alcance o colisión trasera, un 11% de los siniestros.

Los motoristas también cometen infracciones que generan un alto riesgo de accidente grave y con víctimas. La velocidad inadecuada, con un 23% es la infracción más habitual; la conducción distraída, con un 19%, sería la siguiente infracción; y el incumplimiento de la prioridad en intersecciones, un 17%, ocuparía el tercer lugar.

 

Fuente: ABC