La tendencia hacia lo simple se apropiará del diseño, un ejemplo de ello serán los asistentes de voz

 

Los nuevos vehículos que salen al mercado destacan, por ejemplo, por sus cámaras, grandes pantallas y la abundancia de opciones tanto mecánicas como digitales que brindan. De esta forma, los fabricantes desarrollan unos vehículos con mejores tecnologías para llegar al futuro con unos modelos satisfagan nuestra necesidades modernas.

 

En el caso de tener un vehículo un tanto “mayor”, seguro que dispone de una serie de elementos y funciones que ya han desaparecido de los coches actuales. De todas formas, la evolución está por encima de los GPS y de la sustitución de los casetes, y es posible que empiecen a desaparecer algunas funciones que hoy nos parecen fundamentales. Pero, ¿qué les remplazará?. ¿sabremos acostumbrarnos al cambio?

 

Según la DGT (Dirección General de Tráfico), estos son algunos de los elementos que desaparecerán de nuestros vehículos y los que pueden reemplazarlos en los coches en el futuro.

 

El freno de mano

 

A pesar de que ya ha empezado a desaparecer de algunos coches, no todos los conductores han podido acostumbrarse todavía a este cambio. Pero lo más seguro es que en nuestro próximo coche la palanca se haya sustituido por un freno de mano eléctrico, que será activado y parado con un botón.

 

Los conductores más despistados pueden recelar de esta tecnología, pero han de tener en cuenta que en los nuevos vehículos también habrá un sistema con el que sea imposible mover el vehículo si, por ejemplo, está parado.

 

La llave

 

Un elemento clave para poder coger nuestro coche en los próximos años ya no lo será tanto. No significa que nuestro coche se quede abierto, sino que las maneras de abrirlo y controlarlo serán otras. Una propuesta está en nuestro Smarthphone, que podría abrir el coche y no se pondría en funcionamiento si el dispositivo se encontrara demasiado lejos del vehículo, evitando así los robos.

 

Por el momento, la llave se está sustituyendo por botones de arranque, por ejemplo, que son similares a los del freno de mano.

 

La palanca de cambios

 

En el mercado cada vez existen más coches automáticos y las marcas ayudan para que se adquieran este tipo de vehículos. De esta forma, se tiende a la liberalización del espacio entre los dos asientos delanteros. Las cajas de cambio automáticas también acostumbran a tener más marchas y favorecen una conducción más fluida, que no es muy fácil para los usuarios que no dominan la palanca.

 

La rueda de repuesto

 

Cada vez son menos los coches nuevos que disponen de una rueda de repuesto en el maletero. Lo que sí llevan es un kit de reparación de pinchazos o de otras deficiencias del neumático. A pesar de que el kit pueda ser de utilidad (y mucho más sencillo de transportar), se debe tener en cuenta que su uso se dará en situaciones de emergencia, y que la sustitución de la rueda se debe realizar en el momento en el que no cumpla su función original.

 

De todas formas, la eliminación de la rueda de repuesto deja espacio en el vehículo para otras funciones, como la ampliación del espacio del maletero, por ejemplo.

 

El lector de CD

 

Muchos son los conductores que ya han dejado de usar el lector de CD para reemplazarlo por una entrada USB que posibilita la carga del teléfono y escuchar cualquier tipo de música. De todas formas, también se han empezado a utilizar sistemas que funcionan por Bluetooth y algunos coches incorporarán la carga inalámbrica para dispositivos electrónicos.

 

Los botones

 

Hasta no hace muchos años, la cantidad de botones del coche se asociaba a su modernidad, pero ahora mismo éstos están siendo sustituidos por pantallas. Lo que quiere decir que, cuanto más grande sea la pantalla y menos botones disponibles tenga, mucho más moderno será el vehículo.

 

Algunos coches disponen del head-up display, una pantalla adicional colocada encima del volante que favorece que el conductor continúe mirando a la pantalla sin dejar de sacar los ojos de la carretera, que es una acción más segura que apartar la vista para buscar el botón que necesitas.

 

Asimismo, los botones serás sustituidos por los asistentes de voz, de forma que el coche podrá estar controlado únicamente si hablamos con él, alternativa más segura a los botones y a las pantallas.

 

Los retrovisores

 

Además de imposible, es de una gran inseguridad circular sin espejos retrovisores. Pero lo que las marcas de coches quieren hacer es aumentar la seguridad y brindar una imagen más fiel con la utilización de espejos digitalizados o de cámaras, que podrían mejorar la experiencia de la conducción.

 

Fuente: La Vanguardia