Nuestro almacén a partir de hoy día 30 permanecerá cerrado atendiendo a la nueva restricción por parte del Gobierno del cese de actividades no esenciales debido a la situación que atravesamos, por lo que no se realizarán envíos hasta mínimo el próximo 13 de abril por lo que el e-commerce queda sin servicio hasta entonces.

Nuestros equipos se encuentran tele trabajando, puedes contactar con nosotros en el 91 665 80 08. #QuédateEnCasa #TodoVaASalirBien

CONTACTAR

La ausencia de marchas y de ruido entre las características más destacadas al conducir un coche eléctrico

 

Coche eléctrico

Una gran cantidad de conductores están valorando la opción de adquirir un coche eléctrico. El medioambiente y las consecuencias de usar coches de combustión hacen que estos vehículos sean una alternativa que atrae cada vez más, tanto a los gobiernos como a los ciudadanos.

Pero antes de adquirir uno de estos vehículos, los conductores quieren aclarar algunas dudas sobre sus beneficios, sus competencias o sus características técnicas. También hay algunos que se interesan en saber cómo es la conducción de un vehículo eléctrico frente al vehículo “de toda la vida”.

 

Conducir un coche eléctrico

Una peculiaridad del vehículo eléctrico es que no dispone de marchas. En estos coches la transmisión va directa a las ruedas, lo que quiere decir que el conductor únicamente ha de pisar el pedal del acelerador para circular. Los motores son aptos para la circulación a revoluciones altas sin ningún tipo de problema.

Así que un motor eléctrico puede mover el coche sin necesidad de marchas. El coche acelerará cuando se vaya presionando el pedal.

A diferencia de los coches de gasolina o diésel, se debe tener en cuenta que los vehículos eléctricos acostumbran a consumir más, se les gasta la batería, si la velocidad aumenta. Por esta razón, los eléctricos son vehículos atractivos para circular por ciudad porque no tienen ningún problema para frenar, acelerar o arrancar de manera constante.

 

Conclusión

Podemos resumir la descripción de la conducción de un coche eléctrico diciendo que es especialmente fluida. Dejamos atrás el “despistarnos” por utilizar una marcha errónea. Y la conducción que conseguimos se asemeja a la de un coche de combustión con marchas automáticas.

Cuando se conduce un eléctrico, también es una sensación sugerente el silencio. A pesar de que el motor eléctrico está trabajando continuamente, el vehículo no emite sonidos. Así, estos coches no se suman a la contaminación acústica, elemento muy llamativo para los conductores y también para el resto de ciudadanos.

 

Fuente: La Vanguardia