La DGT recuerda que el propietario está obligado a identificar al conductor, arriesgándose a ser sancionado por el triple de la multa correspondiente al exceso de velocidad

 

Multar sin identificar al conductor

Hace unas semanas, estuvo circulando por las redes una información relativa a una sentencia de un tribunal de lo Contencioso –Administrativo de Madrid; en dicha sentencia se daba la razón al  propietario de un coche que denunció que había sido multado por exceso de velocidad cuando el conductor del vehículo no había sido identificado.

Según señala la DGT (Dirección General de Tráfico), están a la espera de conocer los detalles de dicha sentencia, a pesar de que adelantan que habría sido un error del agente que realizó la denuncia sin haber identificado al conductor.

En la ley queda manifiesto que únicamente se puede multar cuando el conductor haya sido identificado, motivo por el cual la sentencia es “un caso aislado entre los 2,6 millones de multas” que la DGT impuso el año pasado a causa del exceso de velocidad, según indican fuentes de Tráfico.

 

Propietario obligado a identificar al conductor

Las mismas fuentes de tráfico aprovechan para hacer un recordatorio. En el momento en que un vehículo es detectado por un radar, el propietario, a instancias de Tráfico, está obligado a identificar al conductor que en ese momento conducía el coche. De no hacerlo, se expone a una sanción con el triple de la multa que corresponda según el exceso de velocidad a que haya sido detectado el vehículo.

Es cierto también que, a pesar de tener que hacerse cargo de la sanción económica, el propietario nunca podrá sufrir la retirada de los puntos, que únicamente serán imputados al conductor. Sin embargo y tal como considera la DGT, esto no sale a cuenta porque la retirada de puntos se aplica únicamente con multas que superan los 300 euros. Así, si el conductor no es identificado, el propietario se arriesga a una sanción de 900 euros, el triple.

 

Fuente: el Economista