Los radares reúnen más información sobre nosotros y nuestros vehículos que la velocidad

 

Radares de la DGT

Los radares de la DGT son un elemento más de las carreteras de España, los conductores están acostumbrados a coexistir con ellos, a pesar de que sienta muy mal que te multen. No obstante, muchos de nosotros no somos conscientes de todo lo que pueden hacer estos dispositivos.

Lo que sabemos exclusivamente de los radares es que miden la velocidad y, si preguntamos por la calle, los conductores nos dirán que estos dispositivos se encargan únicamente de controlar que ningún vehículo sobrepase la velocidad fijada en un tramo. Pues tenemos que decir que no, que los radares hacen muchas más cosas y que es necesario que sepamos cuáles son.

A partir de 2016, la Dirección General de Tráfico (DGT) dejó dispuesto que se podría utilizar cualquier medio automático de captación de imágenes para vigilar las condiciones legales y técnicas de los vehículos durante su circulación. O, lo que es lo mismo, los radares revelan la velocidad del vehículo, pero también si este dispone de seguro y si ha pasado la ITV (Inspección Técnica del Vehículo).

 

¿Cómo funcionan?

Así que, podemos estar circulando por una carretera española y respetando el límite de velocidad, pero encontrarnos con un problema si no hemos pasado la ITV; asimismo también pueden controlar la tenencia o no de seguro.

Esto se puede hacer ya que los radares registran las matrículas de los vehículos que pasan y se comparan con las bases de datos de Tráfico, esta es la forma en que sabrán si hemos llevado a nuestro vehículo a pasar la ITV y si estamos circulando de una manera “ilegal”.

Circular sin que nuestro vehículo disponga de un seguro también está penalizado por la ley y nos puede costar hasta 2800 euros de multa. Más de un millón de vehículos circulan por las carreteras españolas sin una póliza en regla, motivo por el cual la DGT estableció esta medida de control.

Durante el verano, fueron instalados nuevos radares en nuestras carreteras y se empezaron a utilizar drones de vigilancia para multar a aquellos vehículos que incumplan la normativa de tráfico, aunque todavía no tienen la capacidad de medir la velocidad. Como las carreteras se encuentran controladas cada vez más, es mucho mejor no arriesgarse y cumplir con las normas durante la conducción.

 

Fuente: Businerss Insider