El giro a la derecha en intersecciones cuenta con mayor probabilidad de accidentalidad

Giro a la derecha

Con la información de la Secretaría de Movilidad de Medellín (Colombia) y con la aplicación de un modelo, se ha diagnosticado que el giro a la derecha en intersecciones ofrece una mayor posibilidad de accidentalidad, con heridos y fallecidos, teniendo en cuenta que los choques con los peatones acostumbran a ser más graves.

 

Intersección en T

El caso contrario se da en las intersecciones en T, formadas por tres accesos y que son poco proclives a colisiones. Esta es la opinión de Basilio Restrepo, investigador y posgrado en Ingeniería-Infraestructura y Sistemas de Transporte de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL).

Estas conclusiones se han obtenido a través de ecuaciones que relacionan los accidentes ocurridos en las vías en términos del volumen de tráfico y las disposiciones geométricas.

El investigador explica que “las intersecciones en T tienden a ser menos propensas a accidentes teniendo en cuenta su geometría más simple y valores más bajos de la velocidad en los accesos para realizar maniobras de giro”. También hace hincapié en el hecho de que el paso de peatones (“paso de cebra”) disminuye la frecuencia de colisiones.

Por otro lado, el giro a la derecha presenta más conflictos con los volúmenes peatonales, hecho que incrementa la posibilidad de que estos usuarios de la vía resulten heridos o incluso muertos debido a una colisión con un vehículo motorizado. Sucede lo mismo con las vías con flujo bidireccional, donde se da un incremento del número de accidentes por un factor de 1.30.

“Dentro de la infraestructura vial, las intersecciones se presentan como principales generadoras de inseguridad vial, dados los conflictos entre las maniobras de múltiples accesos”. En relación a ello, recuerda que el Instituto Nacional de Medicina Legal, en 2016, reportó para Colombia 52.536 casos atendidos a causa de accidentes de tráfico.

 

Usuarios indefensos

La ciudad de Medellín no es indiferente a esta problemática global de inseguridad vial. Pero, a pesar de haber presentado avances en relación a este tema y ha conseguido que los valores de algunos ítems de accidentalidad se vean reducidos, la situación continúa siendo alarmante. En el informe de accidentalidad de la Secretaría de Movilidad de Medellín de 2014, se indica que ese año se registraron 45.410 accidentes.

Los peatones y los motoristas continúan siendo los usuarios más vulnerables en los accidentes urbanos: representaron el 47,6% y el 43,4% respectivamente de los fallecidos en accidentes en 2014.

Basilio Restrepo explica que “creamos una ecuación para estimar accidentes teniendo en cuenta bases de datos, volúmenes de tránsito y caracterización geométrica, creando escenarios de simulación mediante la aplicabilidad del método predictivo del Manual Americano de Seguridad Vial y de las funciones de desempeño de seguridad vial”.

Se valoró la transferibilidad del método predictivo del Manual a través del cálculo de dos factores de calibración para intersecciones semaforizadas tanto de tres como de cuatro accesos.

“Esta ecuación se obtiene mediante un modelo de regresión estadístico utilizado para predecir el número promedio de accidentes por año de un tipo de infraestructura vial”, desarrolla el investigador.

Además, confía en que el esfuerzo sea el precursor de proyectos que determinen nuevas variables y otras clases de infraestructuras viales en el camino de la creación de herramientas de gestión de la seguridad vial que contribuyan en los procesos de planeación y diseño de nuevas infraestructuras.

 

Fuente: El Espectador

X