Así lo ha ratificado la ministra de Hacienda, María Jesús Montero

 

María Jesús Montero, ministra de Hacienda, ha ratificado a través de una entrevista que la subida de los impuestos que cargan el gasóleo, que probablemente entrará en vigor cuando sean aprobados los Presupuestos Generales del Estados de 2019, no afectará a los profesionales de la carretera.

 

La representante de la cartera de Hacienda ha ratificado que “se va a descartar que (esta subida) afecte a quienes utilizan el transporte como medio fundamental de trabajo. Me refiero a los transportistas profesionales, a los taxistas y a todos aquellos que utilizan los kilómetros como forma de ganarse la vida”.

 

De todas formas, ha habido alguna voz discordante, perteneciente al sector del transporte de mercancías, que ha requerido en diversas ocasiones que los vehículos ligeros dedicados a esta actividad también puedan verse beneficiados de la figura del gasóleo profesional, que en estos momentos únicamente está prevista para vehículos de más de 7,5 toneladas de MMA (Masa Máxima Autorizada) y que es el instrumento que se usará para reembolsar la subida de impuestos a los transportistas.

 

Sea de la forma que sea, la totalidad de los transportistas deberán prevenir el aumento impositivo en sus cuentas de resultados, ya que deberán adelantar esas cantidades que después les serán restituidas a través del mecanismo del gasóleo profesional.

 

El aumento de la fiscalidad sobre el gasóleo que proyecta el Gobierno constituirá un incremento de los impuestos de unos 38 euros por cada 1.000 litros o, lo que es lo mismo, 3,8 céntimos por litro. A pesar de esto, la ministra ha insistido en el que hecho que esta medida “no tiene un afán recaudatorio, sino disuasorio” y que los ciudadanos deberán pagar más por cada litro de gasóleo porque “la fiscalidad del diésel forma parte de un paquete de medidas contra el cambio climático”.

 

María Jesús Montero no ha especificado si el Ejecutivo de Pedro Sánchez continúa adelante con los planes de igualar al alza el impuesto sobre el gasóleo que se cobra en las diferentes autonomías, a pesar de que todo señala a que así será ya que el nuevo Gobierno aceptó como propias las cuentas realizadas en primavera por el exministro de Hacienda, Cristóbal Montoro.

 

Si esta medida prospera, los aumentos impositivos (y por tanto del PVP) más relevantes se originarán en aquellas comunidades autónomas donde hasta el momento no se aplicaba el tramo autonómico (Cantabria, La Rioja, País Vasco y Navarra) y en las que lo aplicaban en su banda inferior, como Madrid, que cobra 1,7 céntimos por litro de gasóleo repostado.

 

En una situación intermedia se encuentran Aragón, que ahora cuenta con un tramo autonómico de 2,4 céntimos por litro, y Extremadura, con 3,8; mientras que aquellos que menos notarán el incremento serán los transportistas de las comunidades que en la actualidad asignan el tipo máximo del tramo autonómico (Andalucía, Asturias, Baleares, Castilla-La Mancha, Cataluña, Galicia, Comunidad Valenciana y Región de Murcia) que están padeciendo un recargo regional de 4,8 céntimos por litro.

 

Fuente: todotransporte.com