El Gobierno buscar mejorar las infraestructuras para la recarga de estos vehículos

 

Impuesto de Matriculación

El Gobierno está en la actualidad esperando la aceptación del Programa de Estabilidad a Bruselas, que incluye el incremento del precio del gasóleo de 3,8 céntimos. Además de la espera del visto bueno de este Programa, está preparando una serie de medidas de regulación centradas en la mejora de la calidad del aire.

El plan también ha incluido una subida del Impuesto de Matriculación con la intención de acelerar la transición hacia el vehículo eléctrico, entre otras muchas medidas.

El Ejecutivo de Pedro Sánchez ha centrado su atención en el denominado numerito o Impuesto de Tracción Mecánica y el Impuesto de Matriculación de manera que los vehículos que cuenten con motores de combustión sean penalizados.

 

 

Emisiones CO2

Esto se transforma en un incremento del Impuesto de Matriculación que es calculado en relación a los gramos de CO2 por kilómetro que emita cada vehículo. Aquellos con unas emisiones que superen los 120 gr/km de CO2 no abonan este impuesto, pero los vehículos cuyas emisiones son superiores o iguales a 200 gr/km llegan al 14,75%.

La verdad es que el promedio relativo al nivel de emisiones de un vehículo nuevo vendido en 2017 fue de 118,5 gramos de CO2 por kilómetro, cifra muy por debajo del objetivo fijado en 2015 de 130 gr. Este promedio equivale a un tramo de 4,75%.

En relación al Impuesto sobre Vehículos de Tracción Mecánica, el Gobierno quiere basarlo en la norma Euro y la etiqueta medioambiental de la DGT (Dirección General de Tráfico). Este impuesto es de tipo directo, de titularidad municipal y de pago obligatorio que se modula por la potencia fiscal en el caso de los turismos.

De este modo, tal como sucede en el momento de circular en el centro de ciudades como Madrid o Barcelona, los vehículos más antiguos y que contaminan más serán los que se vean más afectados por este paquete de medidas.

 

 

Aumento masa máxima autorizada

Asimismo, también se han contemplado otro punto relativo al aumento de la masa máxima autorizada de los camiones a 44 toneladas y altura a 4,5 metros a partir del 2021. Este incremento se hace con la intención de que el transporte de mercancías pueda realizarse de manera mucho más eficiente, lo que quiere decir un menor número de viajes.

Desde el Gobierno también se busca la mejora de las infraestructuras de recarga de coches eléctricos. La forma de mejorar es a través del fomento de instalaciones de puntos de recarga. En el borrador del anteproyecto de ley de Cambio Climático y Transición Energética, presentado en 2018, ya se consideraba obligar a las estaciones de servicio a establecer puntos de recarga para vehículos eléctricos.

Este paquete de medidas está en el lado opuesto de las reclamaciones que hacen los fabricantes de coches.

Desde la Anfac (Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones), se propuso hace muy poco tiempo la eliminación del Impuesto de Matriculación, la actualización del de Circulación y la implementación de un Plan estructural de renovación del parque automovilístico con una asignación de 200 millones de euros durante 3 años para cualquier tipo de vehículo, incluyendo los de combustión.

 

Fuente: Motorpasión