Los automóviles están implicados en el 80% de los accidentes con víctimas mortales con patinetes eléctricos y bicicletas

 

Seguridad de patinetes eléctricos

Los novedosos modelos de tráfico urbano se encuentran con el reto de la micromovilidad. Los patinetes eléctricos, las bicicletas eléctricas y otros dispositivos, conocidos como VMP (Vehículos de Movilidad Personal), son un fenómeno de la movilidad que, junto con las bicicletas tradicionales, se han vuelto muy populares, especialmente si queremos realizar cortos trayectos.

La pregunta que surge es si esta micromovilidad es segura. Un informe publicado por el Foro Internacional de Transporte (ITF) de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos) nos brinda un total de diez recomendaciones para aquellos que se encargan de formular políticas, a urbanistas, operadores y también fabricantes.

 

Asignación del espacio protegido

Creación de una red protegida y conectada para que estos vehículos puedan circular. Se puede conseguir intentando calmar el tráfico o creando espacios específicos para ellos. Prohibición de su circulación por aceras o que se encuentren sujetos a una limitación de velocidad baja obligatoriamente (30 km/h).

 

Centrarse en los automóviles

La aparición de los patinetes eléctricos no debe servir para distraer nuestra atención en el riesgo que suponen los vehículos de motor para el resto de usuarios de la carretera. En el momento en que los usuarios vulnerables de la carretera comparten espacio con vehículos motorizados, los límites de velocidad deberán reducirse a 30 km/h o menos.

 

Regulación de los VPM de baja velocidad como bicicletas

Si utilizamos los VPM para los trayectos urbanos, estos pueden ser mucho más sostenibles. Con intención de obviar una excesiva regulación, los VPM de baja velocidad, como patinetes y bicicletas eléctricas, deberán ser tratados como bicicletas. Por otro lado, los que sean más rápidos, se deberán regular como si se tratase de ciclomotores.

 

Compilación de datos sobre viajes y accidentes de VMP

No se tiene mucha información en relación al desempeño de seguridad de los Vehículos de Movilidad Personal. Tanto la policía como los hospitales son los encargados de recopilar los datos específicos sobre accidentes. Y los organismos de seguridad vial han de registrar datos relacionados con los trayectos, encuestas de movilidad y observación a pie de calle. Además, la codificación estadística de las clases de vehículos, difícil a causa de la irrupción con frecuencia de nuevos tipos, deber ser actualizada y armonizada.

 

Mejorar la seguridad en las calles por el uso de esta información

Muchos de los vehículos VMP compartidos disponen de sensores de movimiento y GPS. Estos sensores pueden facilitar una información valiosa relativa a baches, caídas y accidentes. Tanto las autoridades como los operadores deberían colaborar para poder utilizarlos para monitoreo y mantenimiento.

 

Formación vial para usuarios de VMP

Debería existir una capacitación obligatoria para los conductores de automóviles, autobuses y camiones para evitar colisiones con los conductores de micro vehículos. El entrenamiento en bicicleta ha de formar parte del currículo escolar. Los programas de capacitación deben ser evaluados de forma regular.

 

Tratar el consumo de alcohol y la velocidad en cualquier tipo de vehículo

Los Gobiernos han de definir y de hacer cumplir los límites de velocidad, el consumo de alcohol y drogas entre los usuarios de la vía. Aquí se incluye a los conductores de vehículos de motor y a los usuarios de VMP.

 

Suprimir criterios de alquiler por tiempo determinado

Los operadores de flotas de Vehículos de Movilidad Personal compartidas han de asegurarse de que sus mecanismos de fijación de precios no inciten a que los pasajeros corran riesgos. El alquiler por minuto puede ser un reclamo para acelerar o ignorar las normas de tráfico.

 

Desarrollo del diseño de los VMP

La estabilidad y el agarre en la carretera de estos vehículos deben ser mejorados por los fabricantes. Las luces indicadoras son elementos que deberían ser obligatorios y los cables de frenos estar mejor protegidos.

 

Reducción de los riesgos relacionados con la micromovilidad compartida

Debe minimizarse el uso de camionetas para la recogida y reposición de VMP porque añaden riesgos a los usuarios de la vía. Serán las ciudades las que asignen espacios de estacionamiento para ellos en zonas habilitadas para las furgonetas de apoyo.

 

Conclusiones

En el informe del ITF también se han analizado los aspectos de seguridad relacionados con los patinetes eléctricos y otros VMP y se ha llegado a las siguientes conclusiones.

  • Los conductores de patinetes eléctricos no corren un riesgo significativamente mayor de sufrir lesiones graves o mortales en accidentes que los ciclistas.
  • Los automóviles están implicados en el 80% de los accidentes con víctimas mortales con patinetes eléctricos y bicicletas.
  • El tráfico podrá ser más seguro si los trayectos en bicicleta eléctrica y en bicicleta sustituyen a los viajes en automóvil o motocicleta.
  • La velocidad a la que evolucionan los VMP es un reto para los gobiernos y el establecimiento de regulaciones de seguridad de cara al futuro.

 

Fuente: Revista Tráfico y Seguridad Vial (DGT)