Los datos que recoge el Cuadro de Indicadores de Transporte de la UE provienen de diversas fuentes públicas: Eurostat, Agencia Europea de Medio Ambiente o el Foro Económico Mundial

 

Estudio Indicadores de Transporte

La edición de 2019 del Cuadro de Indicadores de Transporte de la UE ya ha sido publicada por la Comisión Europea. Esta estadística es un punto de referencia que coteja el desempeño de los Estados miembros en 30 categorías que abarcan la totalidad de aspectos del transporte.

La finalidad de este estudio es ayudar a los Estados a reconocer cuáles son las áreas que necesitan inversión y acciones preferentes.

Con el Cuadro de indicadores se quiere mostrar la forma en que la Unión Europea ahonda en el progreso dirigiéndose hacia un mercado de transporte interno más seguro, más limpio y más eficiente. También favorece el cambio hacia una movilidad de bajas emisiones, dos de las prioridades de la Comisión Juncker en el centro de las propuestas de “Europa en movimiento” y “El planeta limpio para todos”.

El cuadro de indicadores expone mejoras en la seguridad vial, el uso de energías renovables en el transporte y la puntualidad de los envíos en la Unión Europea.

 

Mejores puntuaciones

El país que capitanea el cuadro de indicadores con unas altas calificaciones es Suecia (en 15 categorías), le sigue Países Bajos y Austria.

Aunque sus puntos fuertes son diferentes, estos países comparten un marco sólido para la inversión, buenos niveles de seguridad en el transporte y también un buen historial para la implementación de la legislación de la UE. La publicación del cuadro de indicadores coincide con la publicación de una actualización del informe relativo al transporte en la Unión Europea: tendencias y problemas actuales.

Rumanía, Suecia y Bulgaria, en el mercado interno, han alcanzado resultados buenos gracias a su sólido desempeño en la aplicación de la legislación de la UE y apertura del mercado en el sector ferroviario.

En relación a la inversión en infraestructura de transporte, se necesita tiempo para poder exponer sus efectos. La finalización de los corredores de la red TEN-T Core en la Unión Europea mostró un promedio del 77% para la infraestructural vial, un 60% para ferrocarriles convencionales, un 45% para ferrocarriles de alta velocidad y un 88% para vías de navegación interior.

 

Fuente: Transporte Profesional