Nuestro almacén a partir de hoy día 30 permanecerá cerrado atendiendo a la nueva restricción por parte del Gobierno del cese de actividades no esenciales debido a la situación que atravesamos, por lo que no se realizarán envíos hasta mínimo el próximo 13 de abril por lo que el e-commerce queda sin servicio hasta entonces.

Nuestros equipos se encuentran tele trabajando, puedes contactar con nosotros en el 91 665 80 08. #QuédateEnCasa #TodoVaASalirBien

CONTACTAR

En España, la AESVI creó el Decálogo de Seguridad Vial Infantil para proteger a los menores cuando viajan como ocupantes de un vehículo

 

La Academia Americana de Pediatría (AAP) ha anunciado nuevas instrucciones para llevar a los niños en el coche. Éstas serán publicadas en el informe técnico Child Passenger Safety (Seguridad del pasajero infantil, en castellano) que la revista Pediatrics publicará en noviembre de este año.

 

Los tres puntos que se destacarán en el informe son:

 

    • Los bebés y niños pequeños con un peso inferior a 18 kilos han de viajar en sentido contrario a la marcha, y se han de respetar siempre las instrucciones de los fabricantes del SRI (sistema de retención infantil) y del vehículo.

 

    • Todos los niños con una estatura que no supere los 145 centímetros deberán continuar utilizando una silla o SRI para que las bandas del cinturón de seguridad queden ajustadas correctamente tanto en el hombro como en la pelvis.

 

    • Para que la protección sea óptima, es mucho mejor que los niños viajen en los asientos traseros de los vehículos hasta los 13 años.

 

Además de las recomendaciones, la AAP también insiste en la importancia que tiene la concienciación que realicen los pediatras a las familias sobre el hecho de que los cambios “hacia delante” en la manera de llevar al niño en el coche disminuyen considerablemente su protección. Según la Asociación, la primera regla de los pediatras relativa a la seguridad infantil es animar a los padres a que retrasen este tipo de viaje el mayor tiempo posible.

 

Según el autor de este nuevo informe, Benjamin Hoffman:

“Lo mejor es que sus hijos viajen mirando hacia atrás el mayor tiempo posible. Esta sigue siendo la forma más segura de viajar para un niño. Cuando los pequeños viajan así, la cabeza, el cuello y la columna vertebral está apoyados en el respaldo de su asiento de seguridad, permitiendo que éste absorba la mayoría de las fuerzas de choque y proteja las partes más vulnerables del cuerpo del niño de forma superior que si el niño viaja a favor de la marcha”.

 

Recomendaciones de la AESVI para llevar niños en el coche

Esta también es una de las recomendaciones que, entre otras, realiza la AESVI (Alianza Española por la Seguridad Vial Infantil)* en su Decálogo de la Seguridad Vial Infantil. La Dirección General de Tráfico fue quien sugirió la elaboración de este decálogo, en el que se lanza un mensaje a los padres, tutores y demás personas que transportan a los menores en vehículos con la intención de que realicen ese transporte de manera correcta. Fue la primera vez en la historia de España en la que todas las partes implicadas en la seguridad vial de los menores se unieron con el único objetivo de mejorar la protección de este colectivo.

 

Para acceder al Decálogo de la Seguridad Vial Infantil, pinche aquí.

 

La recomendación de la AAP de que los menores viajen mirando hacia atrás está basada en el peso máximo que los fabricantes del SRI recomiendan y no en la edad del niño, como se hacía antes. “Afortunadamente los fabricantes de sillas infantiles han desarrollado asientos que permiten que la mayoría de los pequeños puedan viajar en sentido contrario a la marcha después de su segundo cumpleaños, hasta los 18 kilos”, según explica el autor del informe.

 

Estudio de Injury Prevention

No obstante, en la revista Injury Prevention de 2017 se demostró la inexistencia de datos para determinar con seguridad a qué edad es más seguro colocar a los niños mirando hacia delante, se centraron únicamente en su anatomía: en el bajo desarrollo de la musculatura cervical y el mayor peso de la cabeza en relación al total de la masa corporal para confirmar que mantener a los niños en el coche en sentido contrario a la marcha el mayor tiempo posible es la mejor forma de reducir el índice de lesiones en cabeza y columna vertebral.

 

En una altura menor de 145 centímetros, la banda superior del cinturón de seguridad queda excesivamente cerca del cuello de los niños y la inferior, en vez de pasar por encima de los huesos de la pelvis, se escurre hacia el estómago, con riesgo de ocasionar graves lesiones abdominales en caso de siniestro.

 

Utilización de SRI

Por esta razón, la Academia reafirma que los menores de más edad que siguen utilizado SRI tienen un 45% menos de posibilidades de sufrir lesiones graves y un 28% menos de riesgo de muerte que los niños de la misma altura que utilizan directamente el cinturón de seguridad del vehículo, además de solicitar a los pediatras que instruyan a los padres en esta materia.

 

La AAP avisa de que a medida que los niños mayores comienzan a utilizar el cinturón de seguridad crece la posibilidad de que sus padres les dejen viajar en el asiento delantero del vehículo; hecho que incrementa el riesgo general de lesiones en caso de siniestro. Así ha quedado dispuesto tras las investigaciones llevadas a cabo por la Academia Americana de Pediatría junto con la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en las Carreteras (Nhtsa, en inglés) que se han basado en estudios y en seguimientos de siniestros viales.

 

*Coalición que reúne a fabricantes de sistemas de retención, clubes automovilísticos, universidades, pediatras, médicos de urgencias, Dirección General de Tráfico, Servei Català de Trànsit, dirección de Tráfico del País Vasco y las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, entre otras entidades y asociaciones.

 

Fuente: Redacción Medica y AESVI