La tecnología D-Air utilizada en MotoGP se aplica a un chaleco inflable que puede utilizarse con cualquier chaqueta a un precio de 599 euros

 

Smart Jacket

Deberíamos fijarnos en las caídas de los pilotos de MotoGP y en los airbags que utilizan en sus monos de competición. Cuando caen, su torso se infla, como por arte de magia, y súbitamente el dispositivo se activa, protegiendo de lesiones a estos conductores.

Una de las marcas que provee de este equipamiento a los pilotos del Campeonato del Mundo, Dainese, es también una de las más activas en la democratización de la tecnología avanzada para todos los que usan la moto en sus desplazamientos.

Producto de su experiencia que supera los 25 años, la marca ofrecía hasta ahora la gama de chaquetas D-Air, de gran eficacia, pero con dos desventajas: el precio (la versión más barata supera los 1.100€) y la obligatoriedad de comprar el conjunto completo de la prenda y su airbag correspondiente para contar con estas ventajas.

Dainese, en su intención de ir más allá en la difusión de este elemento de seguridad que se considera esencial para los motoristas, lanza la Smart Jacket.

A pesar de su nombre en inglés, no es una chaqueta sino un chaleco con tecnología D-Air que patenta la marca italiana. El chaleco se puede utilizar con cualquier otra prenda por encima o por debajo, según las preferencias o necesidades del usuario.

 

  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn

Chalecos para la moto

Estos chalecos no son desconocidos en la industria auxiliar de la moto. Al contrario, se usan cada vez más como elemento esencial de protección en las salidas. La contribución que realiza la Dainese Smart Jacket es que no tiene ningún tipo de conexión con la moto para que el sistema se accione, como sí sucede con gran parte de los elementos que se comercializan actualmente: cuentan con un cable que, sujetado a la montura, dispara el dispositivo cuando nota una tensión por encima de la habitual.

D-Air es una tecnología compleja, evolucionada y eficiente. Es una centralita electrónica la que se ocupa del análisis, un millar de veces por segundo, de los datos que facilitan siete sensores (tres giroscopios, tres acelerómetros y un GPS), de este modo puede identificar las situaciones de riesgo en las que el inflado del airbag sería necesario.

Una bolsa que también ha sido registrada por Dainese dispone de unos microfilamentos internos que favorecen que el aire a presión se propague en toda la superficie interior de forma uniforme. De este modo se crea un tipo de “escudo protector” sobre el tórax, la espalda y los hombros del motorista que, según su fabricante, es siete veces más eficaz que los protectores rígidos convencionales.

 

Mayor protección

La comodidad de uso es otra de las ventajas de este nuevo artículo. Las chaquetas de la marca italiana ofrecen una mayor protección general, pero son también mucho más pesadas y menos manejables que el chaleco, que es poco apropiado para un uso frecuente sobre todo en ambientes urbanos.

La Smart Jacket es práctica y ligera, puede doblarse sin problema cuando no se usa y su tejido exterior cuenta con una ventilación que favorece su uso en cualquier época del año, incluso las lluviosas porque también es impermeable

Con una conexión USB y un cargador de red (también con un ordenador) la batería del sistema puede recargarse. Se necesitan unas 4 horas para conseguir su máximo nivel y contar con unas 26 horas de autonomía.  A través de Internet se puede actualizar el software de gestión de D-Air gratuitamente cuando los ingenieros de la marca introducen evoluciones en el algoritmo; los distribuidores de la marca pueden hacer el cambio de la bolsa si se activa en caso de accidente, de este modo el chaleco continuaría siendo totalmente funcional en ese supuesto.

Otra premisa con más peso para esta nueva prenda es su precio. Está disponible en seis tallas, de hombre y de mujer, y su precio es de 599 euros. No es un precio bajo, pero sí bastante inferior al de otros sistemas que incluyen la chaqueta de motorista, además de accesible a un mayor número de ellos.

Una vez probada su eficacia en competición, es una inversión muy aconsejable y también rentable para todos los que la seguridad sobre la moto sea lo primero.

 

Para ver cómo funciona la Smart Jacket, piche aquí.

 

Fuente: El Motor. El País

 

X