Fotocopia Documentación del Vehículo.

 

El permiso de conducir es obligatorio llevarlo siempre con los datos convenientemente actualizados.

 

Es posible que en algún momento hayamos valorado la opción de llevar fotocopias de la documentación del vehículo en lugar de los originales y, en caso de estar prohibido, a qué riesgo nos enfrentamos si lo hacemos.

 

En relación a este tema, la ley es concluyente:

 

El vehículo y el conductor deben conseguir autorizaciones administrativas para circular, estas deben llevarse en el momento de realizar los desplazamientos y se han de mostrar a los agentes de la autoridad que así lo requieran.

 

Autorizaciones Administrativas.

 

¿A qué nos referimos con las “autorizaciones administrativas”?.

 

Al permiso o licencia de conducción, al permiso de circulación y a la tarjeta ITV (Inspección Técnica del Vehículo), además de las autorizaciones especiales que el vehículo requiera.

 

Añadiremos a esta documentación el seguro obligatorio en vigor que necesita el vehículo.

 

Es aconsejable también llevar con nosotros el último recibo con la finalidad de demostrar con rapidez que la póliza está vigente.

 

El adhesivo de la última revisión de la ITV debemos llevarlo bien visible.

 

Si no disponemos de estos documentos, o no los hemos obtenidos, tendríamos que enfrentarnos a una sanción que puede variar según la gravedad del hecho.

 

Es más grave conducir sin haber obtenido el permiso que tenerlo, pero no llevarlo encima.

 

Si conducimos y no llevamos el carné, podrían multarnos con 10 euros.

 

En caso de no haber obtenido el permiso, la sanción estaría entre los 150 y los 900 euros en función del vehículo que  conduzcamos.

 

Podremos llevar fotocopias del permiso de conducir, de circulación, de la tarjeta ITV, del seguro obligatorio y de las autorizaciones especiales de conducción siempre que estén compulsadas.

 

Compulsas.

 

Si el organismo y la persona que realiza la compulsa están identificados, las fotocopias serán válidas para la DGT.

 

Las compulsas pueden realizarlas, y están obligados a ello después de abonar el importe correspondiente, los fedatarios públicos (notarios, etc.) y las unidades dependientes de la Jefatura Central de Tráfico.

 

También pueden compulsar, pero no están obligados a ello, los Ayuntamientos, las fuerzas de vigilancia, la administración autonómica y el resto de órganos de la Administración Pública.

 

Fuente: ABC