Nuestro almacén a partir de hoy día 30 permanecerá cerrado atendiendo a la nueva restricción por parte del Gobierno del cese de actividades no esenciales debido a la situación que atravesamos, por lo que no se realizarán envíos hasta mínimo el próximo 13 de abril por lo que el e-commerce queda sin servicio hasta entonces.

Nuestros equipos se encuentran tele trabajando, puedes contactar con nosotros en el 91 665 80 08. #QuédateEnCasa #TodoVaASalirBien

CONTACTAR

Uso del móvil

El fiscal coordinador de Seguridad Vial ha solicitado añadir en los atestados informes pormenorizados sobre la duración de las llamadas o la frecuencia del uso del móvil durante el trayecto que acaba en colisión

 

El uso del móvil durante la conducción es una de las novedades más destacadas de la reforma de la Ley de Seguridad Vial que se encuentra en vías de preparación.

 

Si lo que ha propuesto la DGT (Dirección General de Tráfico) es aprobado, los infractores podrían perder hasta 6 puntos, equiparando el uso del móvil con el consumo de alcohol al volante que, en la actualidad, se castiga con detracciones de 4 o 6 puntos, en relación a la tasa de alcoholemia detectada.

 

Este cambio, que en un principio iría en consonancia con la mejora de la seguridad, se tropieza con un inconveniente cuando se publica que la DGT no sabe a ciencia cierta en qué medida el uso del móvil interviene en las distracciones de los conductores.

 

Desde hace años se sabe que la distracción es el principal factor de riesgo.

 

Datos de Siniestralidad.

 

El año pasado, por ejemplo, uno de cada tres siniestros mortales fue causado por la distracción, mientras que los efectos del alcohol ocasionaron uno de cada cuatro.

 

Por otro lado, el exceso de velocidad ocasionó un 29% de los incidentes; datos extraídos del Balance de seguridad vial 2017.

 

La dificultad radica en definir en qué medida el móvil es el causante real de la distracción.

 

Se supone que está detrás de una gran cantidad de siniestros viales, pero no existen datos irrefutables que apoyen esta afirmación si nos ceñimos a la gran cantidad de información que, sin embargo, resulta insuficiente y que se obtiene “sobre el terreno”.

 

De todos es sabido, además de que ha sido estudiado, que el uso del móvil triplica (e incluso cuadruplica) el riesgo vial, pero ¿cómo puede expresarse este efecto en los siniestros mortales que se registran?.

 

Necesidad de obtener datos.

 

La Fiscalía de Seguridad Vial sabe de la necesidad de obtener datos que puedan poner cara y números a las consecuencias del uso del móvil mientras se conduce.

 

Por este motivo, comunicó hace ya tres meses a las policías que se encarga de vigilar el tráfico un comunicado en el que solicitaba que, en la medida de lo posible, investigaran el uso del móvil en el momento anterior al siniestro vial.

 

Bartolomé Vargas, fiscal Coordinador de Seguridad Vial, exige datos específicos relativos a qué parte de los siniestros por distracción están causados por el uso del móvil durante la conducción.

 

Esta es la causa por la que ha solicitado que, en los atestados, se añadan informes detallados sobre la duración de las llamadas o la frecuencia del uso del teléfono móvil durante el trayecto que acaba en colisión.

 

Asimismo, la Fiscalía de Seguridad Vial se pregunta hasta dónde se puede investigar sin sobrepasar la legislación procesal, es decir, entrar en conflicto con la privacidad de las personas.

 

Esta es la causa por la que no se prescinde de la utilización de testigos, la declaración de los siniestrados, cuando sea posible, o datos como la ubicación del teléfono en el momento del siniestro, distinguiendo si, por ejemplo, el móvil se encontraba en el asiento del conductor.

 

Finalidad de los datos

 

¿Y cuál es la finalidad de querer datos fiables relativos a los siniestros de tráfico con móviles?.

 

Por un lado, para la DGT y la Fiscalía, poder mejorar la situación tiene como base conocer detalladamente la situación.

 

Por otro, las consecuencias de un siniestro a causa de la distracción y la reparación de los daños podrían estar en la base de ese interés.

 

Un siniestro vial ocasionado por falta de atención es considerado imprudencia grave, si éste produce lesiones, es castigado con la retirada del permiso por un plazo que puede alcanzar los cuatro años y con pena de prisión de hasta tres años.

 

Por su parte, si este siniestro resulta mortal, el causante puede ser condenado con la retirada del permiso durante seis años y una pena de prisión que iría de uno a cuatro años.

 

Habría que recordar que se han dado movimientos que solicitan que los responsables de un siniestro vial causado por una distracción por utilizar el móvil sean quienes se encarguen de los costes derivados del mismo, librando a las aseguradoras del abono de los daños y de las indemnizaciones.

 

Si las indagaciones que ha encargado la Fiscalía de Seguridad Vial progresan, la propuesta tendría el camino más fácil para que se hiciera realidad.

 

Si no se tienen datos específicos sobre cuántas veces el uso del móvil origina un siniestro vial en España, la propuesta podría quedarse simplemente en eso, una propuesta.

 

Pero la preocupación de la Fiscalía de Seguridad Vial no es únicamente por los móviles, también por los navegadores y los manos libres.

 

El uso de estos dispositivos cuando el vehículo está circulando podría ser la causa de distracciones, pero nos encontramos también con la misma situación que con el móvil:

 

¿En qué medida el riesgo potencial se convierte en real y llega a materializarse en un siniestro vial?. También se desconoce… por el momento.

 

Fuente: Motor Pasión