Algunos conductores, para poder utilizar estas vías y evitar los atascos, fingen llevar más pasajeros

 

Carril Bus-VAO

Después de las vacaciones de verano, empieza de nuevo la rutina. Y en el tráfico de las ciudades también, y esta normalidad ha empezado a ser notoria con el inicio del curso escolar y la circulación, a primera hora de la mañana, es toda una odisea para aquellos que van al trabajo en coche o llevan a sus hijos al colegio en este medio de transporte.

Con la intención de descongestionar las vías de acceso, algunas grandes ciudades han creado el carril Bus-VAO (Vehículo de Alta Ocupación), con un sentido de circulación, horario de uso y mínimo de pasajeros requeridos que puede cambiar. Para utilizar este carril, lo habitual es que en el vehículo viajen, al menos, dos ocupantes. Este hecho obliga al conductor a ir acompañado.

 

Las trampas de los conductores

Así que algunos conductores se las han ingeniado para intentar eludir los controles. Una de las trampas que utilizan es la de colocar un maniquí, convenientemente arreglado, en algunas de las plazas del automóvil. Pero con esta artimaña no siempre se obtiene el efecto deseado. Normalmente, a causa de la  inmovilidad del muñeco, los agentes acostumbran a sospechar.

Esto es lo que le pasó a la conductora de un Volkswagen Polo que circulaba este verano por el carril VAO de la A6, dirección Madrid. En la parte trasera del vehículo, la conductora llevaba un maniquí perfectamente caracterizado, con peluca y con la cabeza orientada hacia el interior del coche. La patrulla de la Guardia Civil que realizaba tareas de vigilancia en el kilómetro 17.200 de esa vía advirtió la rigidez del muñeco. La infracción le supuso a la conductora una multa de 200 euros.

carril bus-vao maniquí
  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn

Y este no es el único caso de conductores que recurren a la picaresca para fingir que viajan más ocupantes de los que realmente lo hacen. En 2016, un conductor cometió una serie de errores que hicieron saltar las alarmas a los agentes. El primero, llevar en el asiento del copiloto un maniquí de un niño pequeño (la normativa lo prohíbe). El segundo error fue llevarlo abrigado con un polar en pleno mes de junio.

 

Normativa

La normativa permite la circulación por el carril Bus-VAO a los vehículos con un único ocupante a bordo en circunstancias concretas. Según el RACE (Real Automóvil Club de España), pueden hacer uso de este carril aquellos que se pongan al volante de ejemplares “con la señal V-15 de movilidad reducida, sean titulares de un permiso de conducción con alguna limitación física acreditada (debe figurar en el código 200 y llevar anexada una autorización de la Jefatura Provincial de Tráfico), motocicletas de dos o tres ruedas, autobuses de más de 3.500 kg de MMA, vehículos con etiqueta CERO emisiones de la DGT, taxis y vehículos de carsharing. Estos últimos vehículos deberán llevar el distintivo, que le identifica como coche compartido, pegado en el ángulo superior izquierdo del parabrisas”.

También pueden circular de manera puntual los clasificados como ECO, C o B. Podrán hacerlo cuando esté indicado específicamente en los paneles de mensaje variable de acceso a los carriles VAO. Estos vehículos están obligados a exhibir el adhesivo correspondiente en un lugar visible, preferiblemente en el ángulo inferior derecho del parabrisas.

En el Reglamento General de Circulación, artículo 35.2, apartado a) se establece que “la utilización del carril habilitado para VAO queda limitada a motocicletas, turismos y vehículos mixtos adaptables, y está prohibida, por tanto, al resto de vehículos y conjunto de vehículos, incluidos los turismos con remolque, así como a peatones, ciclos, ciclomotores, vehículos de tracción animal y animales”. Asimismo puede ser utilizado por los vehículos de policía, extinción de incendios, protección civil y salvamento y asistencia sanitaria en servicio de urgencia, además de los equipos de mantenimiento de las instalaciones y de la infraestructura de la vía.

 

Fuente: La Vanguardia