Según la patronal, si se implementaran mejoras, los 4,5 millones de usuarios españoles podrían transformarse en 7,5 millones

 

Aproximadamente la mitad de los que no utilizan el transporte público en Madrid y Barcelona se plantearía hacerlo si no encontraran aparcamiento al llegar a su destino. Esta afirmación se extrae del informe “Descifrando al No Viajero” realizado por la asociación de transporte público urbano y metropolitano Atuc Movilidad Sostenible.

 

En la totalidad de España, los que se transformarían en usuarios serían un porcentaje similar al de las dos grandes ciudades, un 44%. Este dato hay que tenerlo en cuenta porque el anteproyecto de la Ley de Cambio Climático y Transición Energética, que entrará en fase de tramitación parlamentaria en breve, presionará a las urbes de más de 50.000 habitantes a diseñar zonas de bajas emisiones en fecha no posterior al 2023.

 

Favorecer el transporte público urbano

No obstante, la patronal quiere afirmar que estas restricciones al tráfico privado contaminante necesitarán que las administraciones competentes favorezcan el servicio de transporte público urbano y metropolitano para asimilar el incremento de usuarios por el trasvase desde el automóvil, avalando una correcta prestación de servicio, ya sea en términos de tiempo como de comodidad.

 

Atuc, en relación a esto, valora que el transporte público podría llegar en España a conseguir los 7,5 millones de usuarios, ante los 4,5 millones actuales. Sin embargo, admite que para ello debería implementar mejoras en el sistema vinculadas básicamente con la velocidad, entre las que sobresale el incremento de la frecuencia de paso. Si ésta llegara a ser mayor, el 27% de los que aun no utilizan el transporte público empezarían a hacer uso de él.

 

Igualmente, el organismo cree necesario la reducción del número de coches en circulación para disminuir los niveles de contaminación. Y en ello influye el tráfico rodado, que es el causante del 50% de las emisiones contaminantes en los centros urbanos y, de éstas, más del 90% corresponden a los automóviles. Pero las medidas que sean implantadas para luchar contra este problema no deben dirigirse solamente en la dirección de electrificar el parque de vehículos, porque serían necesarios treinta años para hacerse, y además no zanjaría el problema de los atascos.

 

Fuente:Autobuses y Autocares