Nuestro almacén a partir de hoy día 30 permanecerá cerrado atendiendo a la nueva restricción por parte del Gobierno del cese de actividades no esenciales debido a la situación que atravesamos, por lo que no se realizarán envíos hasta mínimo el próximo 13 de abril por lo que el e-commerce queda sin servicio hasta entonces.

Nuestros equipos se encuentran tele trabajando, puedes contactar con nosotros en el 91 665 80 08. #QuédateEnCasa #TodoVaASalirBien

CONTACTAR

La tasa de mortalidad cada 100 000 habitantes en 2019 fue de 12, lo que supone un descenso del 20,6% en relación al año anterior

 

Informe UNASEV

El informe anual sobre la siniestralidad vial en Uruguay en 2019 constituye una nueva etapa en el proceso recopilatorio y de presentación de los datos. Este nuevo período se inicia en 2009, en el marco de las competencias que la Ley 18.113 le otorga a UNASESV (Unidad Nacional de Seguridad Vial), y fortalece el esfuerzo que, a nivel interinstitucional, se lleva a cabo para contar el máximo número de datos sobre siniestros de tráfico y personas lesionadas por este motivo que ayuden en  visibilizar esta problemática.

Entre 2011 y 2019, Uruguay ha disminuido de manera sostenida sus índices de siniestralidad y ha pasado de una tasa de mortalidad de 17 cada 100 000 habitantes a una de 12, además de una persistente reducción de los lesionados. En el último año, se ha dado la tasa de mortalidad más baja de todo el decenio, de las más bajas de Latinoamérica, basándose en un sistema de información 100% fiable y auditable, único en el continente.

 

Factores que reducen la siniestralidad

A pesar de estos datos tan estimulantes, se debe continuar trabajando en esta materia para mantener la reducción de la siniestralidad a largo plazo.

Los factores que inciden con mayor firmeza para conseguir este objetivo son, sin duda,:

  • el trabajo interinstitucional para la creación de estrategias que se deben emplear en todo el territorio nacional,
  • disponer de un sistema estadístico sólido que permita crear políticas a medio y largo plazo,
  • incorporar elementos tecnológicos a la fiscalización,
  • llevar a cabo campañas de información y concienciación,
  • introducir los conceptos de seguridad vial en el ámbito educativo formal de forma transversal en todo el currículo,
  • trabajar de forma constante para mejorar el sistema de atención post siniestro,
  • la toma de conciencia de la ciudadanía en relación a la magnitud del problema.

Los Ministerios que forman la junta Nacional de Seguridad Vial, el Congreso de Intendentes y los Directores de Tráfico de todo el país deberán realizar un trabajo conjunto, sistemático e insistente para gestar una verdadera unificación de las normas de tráfico y mejorar en los trabajos de control y fiscalización.

Este es el camino que se debe seguir en este 2020, generando la confianza necesaria para llevar a cabo políticas coordinadas en asuntos de seguridad vial y continuar así con el descenso en el número de siniestros.

UNASEV se ratifica en su compromiso para ahondar en el trabajo de la construcción de una seguridad vial para todos los usuarios del tráfico, además de agradecer a las instituciones, públicas y privadas, y ciudadanos que, de una forma u otra, colaboran en la transformación de esta realidad.

 

Los datos del Informe

Los datos que aparecen en el informe anual sobre siniestralidad vial 2019 corresponden a los siniestros ocurridos en la totalidad del territorio nacional. El SGSP (Sistema de Gestión de Seguridad Pública) del Ministerio del Interior es la fuente principal de estos datos. En este sistema se concentra el registro de la totalidad de sucesos con intervención policial, entre los cuales se encuentran los siniestros de tráfico.

  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn

El intercambio de datos se produce en el marco del Sistema de Información Nacional de Tránsito (SINATRÁN), que es un proyecto de interconexión entre las diferentes bases de datos existentes en el país y que están relacionadas con el tráfico y la seguridad vial que UNASEV lleva delante junto con AGESIC (Agencia de Gobierno Electrónico y Sociedad de la Información y del Conocimiento).

 

Evolución de la siniestralidad

En 2019 ocurrieron 19 768 siniestros en el país que generaron 25 114 lesionados. Estos datos suponen 69 lesionados diariamente, incluyendo heridos de cualquier entidad y también fallecidos.

La totalidad de lesionados por motivo de un siniestro de tráfico presenta un máximo relativo en 2014 para el que se registraron 30 745 lesionados. A partir de ese año, se inicia una tendencia a la bajada, llegando en 2019 a 25 114, valor mínimo conseguido en la totalidad del período considerado.

Se da una disminución de un 3,9% en relación a la cantidad total de lesionados en 2018; variación que puede explicarse a causa de la disminución de todos los tipos de entidad de lesión: heridos leves (-3,4%), heridos graves (-4,6%) y fallecidos (-20,1%).

Entre 2011 y 2019, la tendencia entre el total de fallecidos en siniestros viales es decreciente. A pesar del comportamiento a largo plazo, hay que destacar que, en 2019, el registro de personas fallecidas es menor (106 personas menos en relación al 2018).

Hay una tendencia al descenso tanto de la tasa de mortalidad cada 100 000 habitantes como cada 10 000 vehículos en el período considerado.

En 2019, la tasa de mortalidad cada 100 000 habitantes es de 12, que supone un descenso del 20,6% en relación al año anterior.

La tasa de mortalidad cada 10 000 vehículos, en 2018, estuvo en 1,7; que supone un descenso del 20,7%.

A partir de 2013, la tasa de siniestralidad cada 10 000 vehículos presenta una disminución consecutiva, llegando a niveles mínimos en 2019 (78,0).

Para tener acceso al informe de UNASEV, pinche aquí.

 

Fuente: UNASEV (Unidad Nacional de Seguridad Vial)