Pese a la legislación y a la tecnología existente para su implementación, todavía se dan variables para que este tipo de transporte se utilice

Vehículos eléctricos en Argentina

Pese a que la tendencia mundial es la implementación de los vehículos eléctricos, a nivel local esta querencia se desenvuelve muy lentamente.

Algunos de los factores que dificultan la total implementación de esta tecnología son los precios elevados de los vehículos y el insuficiente tendido de cargadores eléctricos en las ciudades, además del estado del sistema de abastecimiento eléctrico del país, que no podría abastecer a los millones de usuarios.

Opinión de Toyota

Según el representante de Toyota, Diego Prado, lo primordial es que “la matriz energética argentina no es renovable, se consumen restos fósiles para generar electricidad. Con lo cual, no es muy ecológico todavía dar este paso en nuestro país”.

Por esta razón, desde la empresa se insiste en elecciones intermedias como los vehículos electrificados o híbridos, automóviles con dos motores, uno de combustión y otro eléctrico.

Un ejemplo de ello es el Prius, lanzado en 1997, cuya batería es autocargable y se alimenta en cada frenada del vehículo.

Con posterioridad aparecieron los híbridos enchufables, idénticos a los anteriores, pero con la batería recargable con energía eléctrica externa.

Esta opción tiene, a nivel local, un gran inconveniente básico: falta de infraestructura eléctrica para realizar las recargas sin que la red se vea afectada.

Los nuevos modelos enchufables, tal como explica Diego Prado, cuentan con una tecnología que funciona con celdas de hidrógeno; “este tipo de vehículos se carga con hidrógeno líqudo comprimido, que se obtiene de cualquier fuente renovable, como el agua. Tiene celdas donde se libera el hidrógeno y, al ponerse en contacto con el oxígeno, generar energía. Esta ofrece una autonomía de 800 kilómetros con los mismos tiempos de carga que un tanque de nafta”.

El inconveniente primordial de este sistema en la actualidad es la insuficiencia de producción de hidrógeno y la consecuente producción de una red de estaciones de servicio indispensables para la creación del mercado.

Querencia global

Existen muchos países, a nivel internacional, que por problemas de superpoblación y también de contaminación han optado por potenciar el uso de esta tecnología.

Según el analista de proyectos de la empresa especialista en diseño de soluciones técnicas para la aplicación de energías sustentables Renovar Energía, Francisco Newland, “allí donde los autos eléctricos son furor, los gobiernos otorgan beneficios impositivos para promover su uso. A nivel local, además de la falta de infraestructura de carga, el alto costo de los vehículos es otra de las grandes dificultades que tiene el mercado”.

Cargadores en estaciones de servicio

En relación a la instalación de cargadores eléctricos en las estaciones de servicio de todo el país, el analista explica que:

“recién este año, YPF* instaló surtidores en la Ciudad de Buenos Aires, pero no los llegaron a usar porque Edesur** quiere controlar la venta de energía. De todas formas, estamos participando en dos licitaciones para instalar ocho surtidores nuevos en la Ciudad de Buenos Aires y la provincia de Santa Fe. Aunque el negocio no está instalado aún en el país, las consultas sobre la posibilidad de instalar surtidores son cada vez más numerosas por parte de los estacioneros”.

Otro de los inconvenientes para los usuarios es la autonomía de los vehículos eléctricos.

Los más populares recorren, de promedio, entre 100 y 150 kilómetros con una única carga, lo que hace que su uso primordial sea únicamente urbano.

Asimismo, otra de las limitaciones es el tiempo de la recarga, en una red doméstica está entre las cinco y las ocho horas.

Transporte público y de mercancías

Ciudad de Buenos Aires cuenta aproximadamente con 15.000 autobuses cuyo recorrido diario es de uno 250 kilómetros y el dióxido de carbono (CO2) que emiten al año es de 1.700 millones de toneladas.

Si se modificaran por vehículos a gas, al menos, el beneficio para el medioambiente sería enorme, sin olvidar la contaminación sonora.

Según el representante de Scania Argentina, Alejandro Pazos, “a largo plazo, estamos de acuerdo en que la electricidad es la mejor opción, pero, mientras tanto, hay que intentar realizar el menor impacto ambiental posible”; añadiendo también que los combustibles alternativos tienen que seguir la matriz energética de cada país.

“En el caso de la Argentina, por su amplia disponibilidad, creemos que el gas y el biodiésel son las alternativas indicadas en el mediano plazo”.

Scania llevó a cabo una prueba, junto a la firma Cliba***, durante un año con un camión de recolección de residuos que estuvo funcionando 100% con biodiésel.

Los resultados que se obtuvieron fueron: la reducción del 80% de la emisión de gases contaminantes, 0 emisión de dióxido de azufre y menor desgaste del motor, todo ello sin que la potencia ni el rendimiento se vieran afectados.

Fabricación local

La primera fábrica nacional de vehículos eléctricos es Sero Electric, que se encarga de desarrollar unidades ligeras, ágiles y convertibles.

Al principio su uso era de transporte dentro de countries, patrullaje de seguridad o en centros comerciales, pero hoy están cada vez más cerca de la autorización para poder circular por las vías.

Cada unidad está construida en un 85% con piezas nacionales, la movilidad que propone es de bajo coste y también de bajo mantenimiento.

Con menos de $20, el equivalente a una carga, pueden recorrerse 70 kilómetros.

La encargada de Marketing y Distribución de la firma, Guadalupe Naya, explica que se prosiguen los ensayos sobre cada modelo mientras se espera la autorización de la ley que los habilite para circular por la vía pública.

“En comparación con otros países, nosotros recién nos estamos iniciando en el mercado de vehículos eléctricos. Creemos que el principal paso es que las autoridades estatales sean las que den el ejemplo acerca del uso de esta movilidad ecológica”.

Notas

*Yacimientos Petrolíferos Fiscales S.A. Empresa argentina de energía que se dedica a la exploración, explotación, destilación, distribución y producción de energía eléctrica, gas, petróleo y derivados de los hidrocarburos y venta de combustible, lubricantes, fertilizantes, plásticos y otros productos relacionados a la industria (Wikipedia).

**Distribuidora de Energía Sur Sociedad Anónima. Empresa distribuidora de energía eléctrica de Argentina que, desde 1992, se encarga de la red eléctrica de una parte de Capital Federal y zonas sur y sudoeste del Gran Buenos Aires (Wikipedia).

***empresa que, desde 1986, realiza servicios de higiene urbana (Cliba).

Fuente: Cronista